Así serán los paseos a las playas del Atlántico - | Juan de Acosta | Web informativa con las noticias de Juan de Acosta Tubará y Piojó |

Últimas

anuncios

lunes, 7 de septiembre de 2020

Así serán los paseos a las playas del Atlántico





En los balnearios del Atlántico se acabaron las playas atestadas de hieleras, carros con equipos de sonidos y sombrillas, al menos durante este año.

Con la nueva normativa puesta en marcha por el Gobierno, para enfrentar la crisis generada por el coronavirus y reabrir el sector turístico, los bañistas tendrán ahora más espacios para rebozarse en la arena y meterse al mar.

Lo que sí es seguro que la experiencia de los paseos dominicales de playa será distinta. Ahora además del vestido de baño no puede olvidar la mascarilla, el alcohol o gel y mantener la distancia de los otros.

El 18 de septiembre sería la fecha tentativa para la reapertura de playas del departamento.

Puerto Colombia, Juan de Acosta, Piojó y Tubará, los cuatros municipios con zonas costeras en el departamento, se encuentran alistando una serie de planes que terminarán definiendo cómo serán desde ahora estos paseos de playa.El primer anuncio es que no se permitirán que los carros lleguen hasta la orilla de la playa, como era habitual verlos.

Se están adecuando zonas de parqueo para que a las playas solo entren los bañistas. Los carros se deberán quedar atrás

"Se están adecuando zonas de parqueo para que a las playas solo entren los bañistas. Los carros se deberán quedar atrás", dijo la secretaria de Turismo de Puerto Colombia, Fabiola Ahumada.

En este municipio hay unos tres kilómetros de playas, entre ellas las más visitadas, como son Salgar, Country, Miramar y Sabanilla.


Las primeras medidasSe definirán unos accesos y horarios de apertura y cierre de las playas. Esto permitirá limpiar y desinfectar la zona.

Si bien hasta el momento no hay una cifra que permita definir cuál es la capacidad de carga de las playas, el aforo que se tiene estipulado será de un 50 por ciento de las zonas disponibles.

Para precisar este punto, las autoridades locales en compañía de la Policía, la Autoridad Marítima Colombiana (Dimar) y la Secretaria de Desarrollo Económico del Atlántico están diseñando un plan que permita tener un control de aforo.

"Hay muchas caminos y accesos a nuestra zona costera, por eso toca organizar cuáles serán los puntos permitidos para el ingreso y la salida controlada de los turistas", precisa Ahumada.

Se estudia si se puede establecer un horario de permanencia en las playas, que no sería de más de cuatro horas para evitar aglomeraciones.

Los turistas deberán mantener permanentemente el uso del tapabocas. La venta de bebidas alcohólicas estará prohibida.


Capacitación y personal

En solo el sector turístico de Puerto Colombia, en estos momentos, están listas para entrar en servicio 156 casetas, las cuales se estiman generan en promedio unos 1.180 puestos de trabajo, que van desde administrativos, cocineros, auxiliares de cocina y meseros.

A este número toca agregarle los vendedores ambulantes, economía informal que se mueven gran fuerza en esta zona turística.

El Sena comenzó a capacitar a unas 300 personas en temas como atención al público, medidas de bioseguridad y manipulación de alimentos.

De aquí se espera que salgan las personas encargadas de realizar labores de información del control de acceso y aforo de las playas. Además de recordarle a los turistas el cumplimiento de las medidas contenidas en los planes de bioseguridad.
Crisis de los comerciantes.

Wilmar Serna es un 'paisa' que desde hace 28 años trabaja en Puerto Colombia. Es el dueño de unos restaurantes que hace dos años fue reubicado con motivo de los trabajos de recuperación de viejo muelle.

Serna asegura que al problema del coronavirus se suma el mar, que se llevó todas las casetas en donde se atendían a los turistas.

En el último año desaparecieron no menos de 120 casetas que estaban en la playa

"En el último año desaparecieron no menos de 120 casetas que estaban en la playa", aseguró el hombre que ahora le tocó acondicionar su restaurante, localizado en el sector conocido como Playa Rosita, para poder trabajar desde el 18 de septiembre.

Él tenía 12 casetas, en donde fácilmente en un día recibía a 200 personas. Ahora solo podrá ubicar tres mesas, distantes. Además le tocó comprar lector de temperatura, tapabocas, insumos de desinfección, y hacer adecuaciones a la cocina.

"Todo es para cumplir los protocolos de bioseguridad", dice el hombre que mantiene la confianza en que las cosas mejorarán para él y sus trabajadores, pero sabe que ya los pasos a la playa no serán como antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

---

Seguidores

│ Web informativa con las noticias de Juan de Acosta, Tubará y Piojó │

booth

2boo

google.com, pub-2798884128310766, DIRECT, f08c47fec0942fa0